PROYECTO DCARA

Proyecto DCara . Origen.

En el año 2015 tuve una idea: crear una colección de pañuelos para bolsillo, con unos acabados que hasta el día de hoy no se están realizando. Hice la primera prueba en casa;  cogí una corbata vieja, la deshice para ver cómo estaba confeccionada, e imité el proceso para coser el acabado del primer pañuelo. Después de varios intentos  sólo había conseguido tener una corbata destrozada y un montón de retales con formas irregulares mal cosidos. Como era de esperar: una chapuza. Sin embargo, en mi mente veía el pañuelo acabado, lo veía con la claridad suficiente para poder explicárselo a una patronista profesional, y ella sí que pudo hacerlo. Estuve esperando el resultado durante un mes, y el día que fui a buscarlo sentí una ilusión indescriptible. Me sentía como un niño a punto de recibir un gran regalo.

Cuando vi aquel papel de seda rosa envolviendo los “prototipos” casi se me saltan las lágrimas. Miré a aquella profesional de la confección y me dispuse a abrir mi “regalo”.

Mi impresión al abrirlo fue agridulce. La idea estaba conseguida, pero el resultado final necesitaba algunas mejoras. Lejos de decepcionarme, la miré a los ojos y le pedí si le podía hacer algunas sugerencias de mejora. Su respuesta fue que sí, pero la forma de su sonrisa no se correspondía con aquella respuesta. Le pedí que me facilitara los patrones y cambié de profesional.

La segunda persona a quién le confié mi proyecto estuvo a la altura. Me presentó unos pañuelos preciosos, acabados con una pulcritud y una calidad inmejorables. Ya lo tenía!!

Sin embargo, había algo que no acababa de satisfacerme. No sabía qué era. Estuve varios días pensando en cómo comercializar estos artículos, pero al hacer el estudio de mercado de la competencia, vi que  había varias marcas en el mercado, y que el consumo de este tipo de prendas era muy escaso para introducir a un proveedor más. Tenía que diferenciarme de alguna forma, pero cómo. Pasaron algunas semanas, y no conseguía respuestas, hasta que la lectura de un artículo en la prensa me hizo sentir cual era el objetivo de este proyecto.

El artículo hablaba sobre un nuevo caso de violencia de género, y la conexión conmigo fue instantánea: El Proyecto DCara trabajaría para ayudar a las personas que sufrían esa situación.  Empecé a buscar asociaciones que trabajaran este problema, sin embargo,  después de hablar con varias, llegué a la conclusión de que yo no podía hacer nada para ayudarlas. Paralelamente estuve promocionando el proyecto a algunas empresas de distribución, pero tampoco tuve éxito, hasta que conocí a un sastre: Bere Casillas         https://www.berecasillas.com/ 

Este señor me dijo que ya tenía pañuelos, pero que el proyecto le parecía sensacional, con lo que me abrió sus puertas para colaborar en lo que pudiera. La única condición fue que la imagen de marca fuera inmediatamente relacionada con el proyecto social. Así que seguí investigando, hasta que vi cuál sería la fórmula: Nosotros diseñaríamos los pañuelos, y haríamos los acabados en talleres que dieran trabajo a mujeres que hubieran sido víctimas de la violencia de género y mujeres que estuvieran en riesgo de exclusión social . Así dimos con Mujeres Pa’lante   http://www.mujerespalante.org/

En ese momento la motivación era máxima, y decidí hacer una prueba real, creando el primer muestrario de pañuelos para que esta asociación pudiera hacer los acabados. Estos son dos de los pañuelos acabados a mano:

 

Pañuelo Dcara azul

 

Pañuelo DCara morado

 

Hoy, tres años después,  todo ha cogido forma, y aquella idea inicial, se ha convertido en un proyecto de vida, que además se ha completado cuando mi mujer se ha unido a él.  Aunque esta parte la explicaré en otro artículo.