Dar sin esperar, Recibir y Recordar (Cipri Quintas)

¿Sabes una cosa? Me encanta conocer a las personas que admiro. Y todas las personas que admiro tienen algo en común: Hacen cosas buenas.

  • Ya, como a todos – habrás respondido, como es lógico.

Sin embargo, ¿cuántas veces lo hacemos? Pocas ¿verdad? Normal. Hay una barrera llamada “prejuicio” que nos frena. No obstante, te animo a hacerlo. Es una forma de destruir tabús, de ampliar nuestro campo de visión y, sobretodo, de conocer a gente maravillosa. Todos sabemos que en el mundo hay personas que viven para sí mismos, priorizando sus intereses, velando por sus propiedades, alardeando de sus éxitos. Las hay que se pasan el día quejándose por todo, criticando a todo el mundo, pensando que la vida es un desastre…

También hay personas que valoran lo que tienen, se preocupan por los demás, se “ocupan” de los demás, poniendo por delante el bien común.

Pues bien, la persona que presento en esta entrevista es de esas personas, de las que se ocupan de que la gente esté bien, cuánta más gente mejor.

Cipri Quintas es empresario, emprendedor, autor del libro  “El libro del Networking”, un gran comunicador. Es alguien que se siente feliz haciendo que las personas se conozcan. Su honestidad y su transparencia hacen que los demás confiemos en él.

Dar sin esperar, Recibir y Recordar. Echa un vistazo a todas las iniciativas solidarias en las que participa.

Se mueve como pez en el agua en las redes sociales, (incluso ha creado su hastag: #compartelobueno) y lo llaman de todas partes para que aporte su forma de ver la vida, tanto personal como profesional, porque, si a él le funciona, a los demás también nos puede funcionar.

Su vida es un “no parar”, aun así, se prestó a acompañarme cenando en su restaurant Silk, en Alcobendas (Madrid). Le envié un mensaje diciéndole que me gustaría conocerle y aceptó sin ningún tipo de reserva. (Fue en noviembre, eh, no nos hemos saltado el confinamiento)

Tener a alguien así entre tus amistades, os aseguro que tiene un valor infinito.

Yo le voy a aportar poco a él, sin embargo me siento orgulloso de poder brindarle este sencillo homenaje por su generosidad.

Debo avisar de una cosa, le dio la vuelta al guión y no le pude hacer más que la primera pregunta, aunque la respuesta está repartida en toda la entrevista.

Al final ha sido una charla entre amigos. Te invito a unirte a nosotros.

2 Comentarios

  1. Ostras, menuda lección de vida.
    Para mí, solo por su manera de pensar, los dos ya son grandes triunfadores.
    Ojalá este vídeo, lo vea muchísima gente, de verdad.

    Merece la pena…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*